Canal RSS

Verano

En verano Muniellos es visitado. Los otrora silenciosos rincones del bosque hoy reciben el eco de las pisadas o la charla de los montañeros y la veintena de visitantes al bosque protegido. Las faunas también dejaron atrás los tranquilos días primaverales para ocultarse al oír llegar diariamente al observador de la naturaleza.

En verano, un día de agosto con nieblas en el bosque verde.

En verano habrán venido las aves estivales, como el halcón abejero, ahora llamado abejero europeo, el águila calzada, también con cambio de nombre; aguililla calzada; el alcaudón dorsirrojo, un bonito pájaro de pico ganchudo más frecuente en la vertiente de Ibias. Aguiluchos cenizos y pálidos también pueden verse en las zonas despejadas de matorral de montaña. Una época en la que muchos de nosotros, amantes de la naturaleza, observadores de fauna, acudimos a estos valles y montañas arboladas por robles, abedules, fresnos, serbales, acebos, tejos y tantos otros para compartir la afición con otros amigos.

Mirador del Centro de Interpretación de Muniellos. Agosto 2007.

En verano, andarán los osos por las cumbres de Muniellos a los arándanos, revolviendo en los pedregales, descansando a la fresca sombra de una peña tendidos en la suave hierba montana de las zonas cercanas a las cumbres. Y tendrán sus polluelos los urogallos, en el mejor y último reducto de esta especie, Muniellos.

A veces, el verano, depara días de nieblas en Muniellos.

El verano puede ser, a nuestro modo de ver y según nuestra experiencia, la peor época para visitar este bosque. Además del calor en la subida por la ladera solana, el color verde del gran bosque es muy homogéneo, no tiene nada de la fuerza del paisaje primaveral y no digamos ya del bien entrado mes de octubre, o incluso del invierno con los tremendos contrastes de luces y sombras, de la umbría y la solana, de la nieve y las ramas desnudas. Sin embargo, la mayoría de visitantes se empeña en visitar el bosque en verano.

El color verde homogéneo, sin contrastes, es típico del verano. Valle de la Zreizal, Muniellos. Agosto 2005. Entre la niebla, al fondo, La Candanosa (1.640 m.)

En verano, el bosque comienza a llenarse de frutos carnosos; moras, arándanos, serbales, majuelo, etc. de gran interés para la fauna en general. Los cachorros de los lobos comenzarán a seguir a sus padres en las correrías nocturas por las altas sierras de Muniellos, pudiéndose quizá escucharles aullar en el mes de Setiembre.

Excrementos de urogallo en Muniellos. Agosto 2005.

En verano, los urogallos salen del límite superior de los bosques, su hábitat predilecto, a los claros entre brezales, a la búsqueda de insectos, saltamontes, grillos, proteínas al fin y al cabo, después de tantos meses de alimentación fitófaga, aunque ahora también se alimentan de arándanos. Muniellos supone, sin duda alguna y a juzgar por los censos de los útimos años, el mejor reducto para el “faisán montés” de la Cordillera Cantábrica.

Sendero a las lagunas, por Fuenculebrera. Agosto 2005.

En verano, también podemos ver algunas especies más raras el resto del año. Por ejemplo el endemismo (especie que sólo se encuentra en un determinado lugar del planeta) conocido como Ranúnculo de Muniellos; una planta de flores blancas en las zonas de pedregales de montaña del bosque de Muniellos. También los reptiles; variadas lagartijas y lagartos y las víboras europeas, entre las que tenemos de endemismo la variedad de “Seoane”. Es frecuente en Muniellos ver una mutación negra (víbora melánica) que hace que nos asustemos al ver un ofidio negro al sol en las zonas de pastizales o en el sendero a las lagunas por la solana.

Víbora, un macho, la hembra es marrón. En Muniellos. Ya sabes que es venenosa: puedes distinguirla de las culebras inofensivas porque las escamas de la cabeza en la víbora son muy pequeñas (como las del resto del cuerpo); sin embargo, en las culebras las escamas de la cabeza son muy grandes en comparación con las del resto del cuerpo. Además la pupila; en las víboras como ésta, la pupila es vertical, mientras que en las culebras es redonda.

Laguna de la isla, en Muniellos

La visita a las lagunas de Muniellos es lo más habitual de cuantos visitan la reserva natural integral en verano. Sus tonalidades rojizas nos informan de la abundancia de mineral ferruginoso en la zona. En las orillas es frecuente encontrar   multitud de animalillos acuáticos que nos muestran con su presencia una excelente calidad de las aguas; tritones de varias especies, ditiscos, notonectas, girinus, sanguijuelas, libélulas, etc.

Notonecta, un escarabajo acuático que sube a la superficie de las lagunas de Muniellos a respirar.

 

Laguna de la isla, llena de vida.

 

Arroyo de las lagunas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: