Canal RSS

Primavera

La primavera es, con el otoño, quizá la estación más sorprendente, más llena de vida, de agua, de color. Sin menospreciar nunca el resto de estaciones, ya que bien merece la pena visitar Muniellos al menos una vez en cada estación. El invierno, por ejemplo, con los esqueletos de los enormes robles cubiertos de líquenes también es un espectáculo natural muy interesante.

Jacinto silvestre

El mes de Abril y también el de Mayo son quizá los más espectaculares en estos bosques cantábricos, cuando van cediendo las nieves de las cumbres ante el verdor de la vegetación que nuevamente resurge con fuerza de su parada invernal. Las flores del sotobosque, de los arbustos, del serbal de los cazadores, el verde vivo de las hayas y abedules, más tempranos en la foliación que los robles… te acompañará en un grato paseo por estos bosques.

Polluelo de Lavandera Cascadeña

Es la época también de la reproducción, del celo de la mayoría de especies animales. Así los polluelos de las aves andarán por las ramas de los robles pidiendo comida a sus padres; en los charcos estarán los tritones en celo con sus rituales; las noches llenas de los cantos de los cárabos… En la foto; un polluelo de lavandera cascadeña.

Fotografiando las flores de Muniellos

La fotografía de la naturaleza es muy provechosa en esta época primaveral, tanto en el bosque de Muniellos como en su entorno, en los montes de Cangas del Narcea, la Asturias por descubrir.

Acebo o "xardón"Los lluviosos días de la primavera nos dejan estampas como esta, sobre las hojas del xardón (Ilex aquifolium).

Ríos de vidaEn primavera, los ríos de la comarca bajan crecidos con el agua tanto de la lluvia como del deshielo en las cumbres.

Las nieves en las cumbres en primaveraEn primavera, es frecuente que las nieves cubran las montañas de Muniellos y su entorno

El color del bosque primaveral

La primavera llena de un color verde muy vivo estos bosques, que en poco se parecerá al color verde más homogéneo del verano, cuando más visitantes recibe la reserva. Conocerla “fuera de época” cuando cambian las estaciones del invierno y del otoño supone una experiencia mucho más gratificante.

3

Es la época de celo de muchas especies, como por ejemplo el oso pardo. Durante los meses primaverales, la vida del oso está llena de acción. Las hembras con las crías del año anterior andan a la búsqueda de todo tipo de alimentos vegetales, las osas con las crías del año están más recatadas, cerca de la osera, los machos van buscando a las hembras, se rascan en los troncos para marcar el territorio y las montañas oseras son un hervidero de actividad.

recorte2El oso pardo incluso se sube a las ramas de los robles con las hojas recién salidas, pues se alimentan también de las frescas hojas recién brotadas. El urogallo entra también en celo a finales de abril, con la  promesa del intento por que la especie no desaparezca. En definitiva, el bosque se llena de trinos, de sonidos. Junto con el otoño, una época en la que hay que perderse por estas montañas del oso.

7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: