Canal RSS

Otoño

Sin duda, el cambio estacional en que los árboles caducifolios extraen todos los nutrientes de las hojas y éstas pierden la clorofila y, por tanto, su color verde, supone una temporada ideal para pasear por el bosque otoñal, para la fotografía, para dejarse seducir por el mosaico multicolor que nos brindan robles, hayas, abedules, acebos, arces, serbales y fresnos.

Muniellos en octubre 2011.

El color verde de las hojas lo proporciona la clorofila, un pigmento segregado en los cloroplastos que es imprescindible para realizar la fotosíntesis. Pero no es ése el único pigmento orgánico presente en las hojas, también existen los carotenoides —de tonalidades amarillo-anaranjadas— y las antocianinas —de tonalidades rojo-azuladas— que son unos pigmentos que se encuentran de forma natural en las plantas y que las protegen del exceso de luz solar, al actuar como pantallas solares que bloquean la radiación dañina. También protegen las células vegetales del frío extremo al actuar como anticongelantes y son beneficiosos por sus propiedades antioxidantes.

bosque5

Todos estos colores quedan disfrazados por la clorofila presente en mayor cantidad, pero al llegar el otoño la cosa cambia; la disminución de horas de luz solar y la llegada de temperaturas más frías lleva pareja una mengua de la clorofila. Cuando el follaje empieza a envejecer, las hojas descomponen algunos de los pigmentos que han producido en exceso, como la clorofila, y los absorben parcialmente en el pedúnculo para otros fines. Es entonces, cuando el color verde desaparece, cuando se revelan el resto de pigmentos, que tintan las arboledas de los colores propios del otoño.

El otoño llega a Muniellos a mediados de octubre.

Muniellos es el paraíso de los líquenes. Los lí­quenes son organismos con una naturaleza doble: por un lado son hongos, y morfológicamente se pueden comparar con ellos. Pero, si se examinan más a fondo, se puede comprobar que también están formados por un alga. En definitiva, un liquen es una asociación simbiótica entre un alga y un hongo. Tanto uno como otro dan lo mejor de sí­ para poder sobrevivir. La barba de capuchino (Usnea barbata) es un liquen ramificado, con numerosas y finas ramitas colgantes y de color blanquecino como los pelos de una barba cana.
Se crí­a en las ramas de los robles de Muniellos en muy distintas formas, todas ellas, típicas de un bosque de duendes.

Líquen “Barbas de capuchino” en las ramas otoñales de los robles.

Los líquenes tienen una alta tolerancia a circunstancias ambientales desfavorables, ya que en momentos de desecación, ya sea por el sol o por el viento suspenden su actividad, la cual inician al recuperar el agua a través de la lluvia o del rocío que absorben. Por este motivo, los líquenes son considerados bioindicadores vegetales de la contaminación atmosférica.

Líquenes en Muniellos, otoño 2011

liquenes

Corteza de abedul. El blanco y el color dorado de las hojas lo hacen muy guapo en otoño.

El abedul de Muniellos (Betula pendula celtiberica) es la especie forestal más resistente al frío, a la nieve, ya que su madera contiene unos aceites que lo hacen muy resistente al frío. Su madera es fácil de trabajar y se utiliza, por ejemplo, para hacer madreñas.

En la cultura celta, el primer árbol del calendario es el abedul. Es el árbol del comienzo. También se relaciona con la reparación (en Europa se utilizaban ramas de abedul para azotar a los delincuentes o a los locos, y también con fines de exorcismo). Otro uso ritual de las ramas de abedul es el de expulsar a los espíritus del año viejo. El abedul es símbolo de la renovación: lo que vuelve a nacer. Esto se debe a que es de todos los árboles del bosque, el primero que echa nuevas hojas en la primavera y también el  primero al que se le cambian de color a finales del verano.

Carbonero palustre

Carbonero palustre

Luces de otoño al anochecer en Muniellos

Incluso durante las primeras semanas de diciembre, con la nieve en las cumbres de Muniellos, pero los colores aún dorados a media ladera (Muniellos varía entre los 700 y los 1.680 m. de altitud), harán de tu excursión por este bosque una experiencia inolvidable.

bosque9

Los días en los que las zonas altas de Muniellos se cubren de nieve pero permanecen aún los senderos transitables son de lo más bonito. Los contrastes entre los dorados de las hojas de robles, hayas, abedules y serbales con la nieve del fondo hace que bien merezca una visita el bosque de Muniellos durante las fechas en las que el otoño va cediendo al invierno.

muniellosnieve1

Sin duda, la estación veraniega no es la más adecuada para visitar este gran bosque, por lo homogéneo de los colores. Es en otoño e invierno cuando cobra una mayor fuerza el paisaje.

muniellosnieve

Muniellos, otoño 2015

Muniellos, otoño 2015

Otoño 2015

Otoño 2015

Muniellos, otoño 2015

Muniellos, otoño 2015

Otoño 2015

Otoño 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: